1 botella de Duluc de Branaire-Ducru 2018 gratis con el código* - OCT22 | Comprar ahora *Oferta válida hasta el 31/10/22 inclusive y a partir de 300€ de compra, hasta agotar existencias, una vez por cliente, excluyendo primeurs.
TrustMark
4.47/5
RP
96
JR
19.5
WS
94
Château d'Yquem 1988

Château d'Yquem 1988

1er cru Supérieur -  - - Blanco
Detalles del producto
Producto agotado
Producto agotado

¿Desea usted saber cuándo este vino va a estar disponible de nuevo?

  • delivery truckEntrega gratuita a partir de 240€
  • lockPago seguro
  • checkbox confirmOrigen de los productos garantizado
Tarjeta de identidad de
Château d'Yquem 1988

Château d'Yquem 1988: Un gran clásico de Sauternes

El Château d'Yquem, la única propiedad clasificada como 1er Cru Supérieur 1855, es una leyenda en Sauternes y a Burdeospero también es uno de los vinos más famosos y prestigiosos del mundo. Su historia es un fresco histórico, hecho de giros y vueltas, momentos de gloria y tiempos difíciles. Incluso con su gloriosa reputación Château d'Yquemcontinúa promoviendo la modernidad, la autenticidad y el saber hacer para que la calidad de cada uno de sus vinos esté a la altura de su nombre.

Aunque la finca de Sauternes sólo produce botellas de cosechas de calidad, 1988 todavía se destaca por su clima inusual. Calor en primavera con mucha humedad, la floración fue tardía. El retraso no fue realmente compensado a pesar del clima templado a partir de julio. La cosecha comenzó a mediados de octubre y el clima ideal al final de la temporada significaba que no había necesidad de apurarse para recoger cada baya en una etapa perfecta de botritización. Finalmente, Château d'Yquem 1988 nació después de 6 selecciones excepcionales repartidas hasta finales de noviembre. El resultado es un Sauternes de gran cuerpo con aromas de mermelada de cítricos, miel, chocolate blanco y frutas de hueso amarillas. Bébelo hasta el 2050 o incluso más.

Crítico de vinos
Château d'Yquem 1988
badge notes
Parker
96
100
badge notes
J. Robinson
19.5
20
Wine Advocate-Parker :
The 1988 Chateau d'Yquem has long been an insider's favorite over the 1989 and 1990, although at the end of the day, all three form a brilliant triumvirate at the end of the decade. Tasted from a half bottle, it shone with a slightly burnished amber hue. The bouquet is just as I have encountered with previous bottles with scents of marmalade, mandarin, burnt honey and citrus fruit, perhaps a little waxier and resinous than I recall. The palate is medium-bodied with impressive weight, viscous as you would expect, though not as flamboyant as the 1989 or as unctuous as the 1990. It is beautifully balanced with notes of apricot, white chocolate and orange peel towards the harmonious and tensile finish. You can see this cruising along for two or three decades and maybe it will turn more Barsac-like in style? Time will tell - a glorious Yquem however you look at it. Tasted May 2016.
1.9.0