Un descuento del 10% en todo el sitio* con el código SUMMER10 * Promoción válida hasta el 15/08/2022, excluyendo ofertas especiales, primeurs y vinos raros. Válido una vez por cliente.
TrustMark
4.49/5
RP
94+
JR
18+
WS
99
Krug : Vintage 2008
Los vinos mas raros

Krug : Vintage 2008

- Blanco
Detalles del producto
720,00 € IVA Incl.
720,00 € / unidad
Elijo la cantidad y/o el formato
  • delivery truckEntrega gratuita a partir de 240€
  • lockPago seguro
  • checkbox confirmOrigen de los productos garantizado
Otras añadas
Tarjeta de identidad de
Krug : Vintage 2008

Descubra el Champagne Krug Vintage 2008

Desde 1843, nuestra Maison rinde homenaje al sueño de su fundador, Joseph Krug, creando cada año una nueva edición de Krug Grande Cuvée, la expresión más generosa del Champagne, independientemente de las variaciones climáticas anuales.

La Maison considera que cada Millésime Krug expresa el carácter único de una añada singular. Un Millésime Krug reúne los vinos más expresivos de una misma añada, mejorados gracias a un envejecimiento de más de diez años en bodega. Cada Millésime Krug es distinto: es la Música del año, transpuesta en el universo de Krug.

Krug 2008, es el relato elegante e intenso de un año fresco y equilibrado, que el comité de cata de nuestra Maison ha denominado «Elegancia atemporal». La variedad inesperada de las cepas se plasma en una gran complejidad, y hemos observado un espectro de sabores y aromas muy amplio durante las vendimias. Para el ensamblaje final, nuestro Maestro Bodeguero seleccionó los vinos que plasman toda la complejidad de 2008, en una composición admirablemente estructurada y marcada por la elegancia de esta añada. Tras 12 años transcurridos en nuestras Bodegas, Krug 2008 ha intensificado su expresión y presenta un perfil extraordinario, preciso y armonioso.


Notas de cata

A primera vista, Krug 2008 desvela un color dorado luminoso e intenso. La nariz es expresiva, rica y generosa, con aromas recubiertos de miel, regaliz, mentol, piel de naranja y de pomelo. Vivo, intenso y armonioso, con una bella tensión en boca y una cata marcada por las notas de membrillo, de fruta confitada y de cítricos, de kiwi amarillo, de carambola, de miel, de tarta de manzana, de galleta petit beurre, de piel de naranja, de peonia y de hinojo, y de toques florales y mentolados. Por último, el millésime Krug 2008 ofrece una gran persistencia en boca, sin dejar de ser preciso y extraordinariamente estructurado.

1.9.0